jueves, 18 de octubre de 2012

Coq au vin y... por qué el dia debería tener más de 24 horas...


Whole kitchen en su Propuesta Salada para el mes de octubre nos invita a preparar un clásico francés "Coq au Vin”

Este mes, el círculo Whole kitchen viene con una propuesta de cocina de invierno. Un guiso cálido que invita a quedarse en casa en un día de lluvia. 


Si, ya llegó el otoño, las lluvias,  y el campo empieza a verdear después del verano... muy bucólico. Pero la realidad es que ya empieza el colegio, las actividades extraescolares, el trabajo vuelve a pleno rendimiento... o peor, porque con la excusa de la crisis nos explotan como esclavos sin derecho al pataleo... eso los que tenemos el lujo de un trabajo... 

En resumen, menos tiempo para la familia porque estás en el trabajo, menos tiempo para tu mimo personal o tus aficiones porque se lo quieres dar todo a tu familia... un círculo del que es difícil salir.
 Pero tiempos peores han pasado, y lo importante es lo que tenemos a nuestro alrededor, la pareja, los hijos, la familia, los amigos...  La vida pasa en un suspiro y no quiero pensar que podía haberlo hecho de forma diferente, que podría haber aprovechado mejor el tiempo que tenemos... porque no es mucho, nunca es suficiente. 

...Así que he decidido... robárselo al sueño. Y ahora... al lío, porque lo malo de estas horas es que una se pone trascendental. 



El "coq au vin" es un pollo braseado y asado a la cazuela... me explico.... 
Según Shaun Hill, en el libro COCINA de la editorial Pearson Alhambra, ..." en el braseado la carne se carameliza primero por fuera , friéndola o asándola, y después se cocina lentamente en líquido hasta que quede tierna. El objetivo es combinar los aromas concentrados que proporcionan las primeras temperaturas altas, con la cocción lenta que disuelve las partes más duras ...
.... Esas altas temperaturas se transforman en un color dorado oscuro de la superficie producido al caramelizarse las proteinas y el azúcar. ... "

Un poco de cultura culinaria y conocimiento de lo que hacemos, tampoco viene mal de vez en cuando. 

Hay recetas muy variadas, en algunos casos incluso dejan el pollo marinando en vino toda la noche, lo que tiene como consecuencia que el pollo se reseca y pierde su sabor original. 

Yo he decidido seguir la receta que os pongo a continuación. Está delicioso, jugoso y suculento... podeis acompañarlos con unas patatas o tal cual y una ensalada. Es un plato contundente para el invierno, de los que apetece terminar con un poco de pan flotando en la salsa. 

Os dejo con la receta:

Ingredientes
55gr de mantequilla
1 pollo de 1,5 kg cortado en trozos
8 cebollas pequeñas 
100 gr de tocino entreverado, cortado en tiras
16 champiñones
2 dientes de ajo machacados
1 cucharada de harina
1 cucharada de salsa de tomate
250 ml de vino tinto
1 cucharada de azúcar
500 ml de caldo de pollo o agua



Elaboración
Calentar la mitad de la mantequilla en una olla. Salpimentar el pollo e incorporar a la olla, cocinar y untar completamente en la mantequilla, hasta que se doren. 
Añadir las cebollas y el tocino y cocinar 10 min hasta que adquieran color. Echar los champiñones y el ajo. Remueve y espera unos minutos hasta que suelten el agua. 
Agregar la harina a la mantequilla dorada y a los jugos, y remueva 1-2 min. Añada la salsa de tomate, el vino y el azúcar. Remover y dejar que hierva. Echar el caldo y esperar a que vuelva a hervir. 
Bajar el fuego hasta que el líquido apenas hierva, tapar la olla y cocer unos 50 min. 
Comprobar el punto de cocción y colocar el pollo y las hortalizas en una fuente. 
Vierta el jugo y los restos del guiso en una batidora, añadir la mantequilla restante y batir. Probar y salar a gusto. 
Por último, echar la salsa sobre el pollo reservad y servir.


Bon apetit! 


Hasta la próxima!
Lola

1 comentario:

  1. muy buenas fotos y muy buen plato! me ha encantado como lo has echo!

    ResponderEliminar